Hurto

N

o habrá mañana como ayeres, ni niñez. Se extinguirá el último enemigo del silencio, la voz de la hormiga, el deslizar de gotas de los ojos; incluso sucumbirá el alma que desliza. Se comerá el frío la reserva, del amor sublime jamás dado, enterrado en el vacío de los ojos, de alguien que ha perdido la esperanza y ahí, cuando sólo quede un esbozo de lo que algún día alguien fuera, el pasado hablará con sus dioses enterrados.

Y como si fuera una historia que se excreta, se cerrarán las cicatrices de los espejos, y los truenos besarán las cienes del mendigo, para que olvide la palabra para siempre. Los anillos caerán, las pieles por los labios manchadas y se elevará la sombra de quien fuera, el último profeta del dios eros.

Escrito por Hamlet Arias
Soy Psicólogo Clínico dominicano con amplia experiencia como orientador vocacional, ejercicio que he realizado casi una década.