Sobre mí

Me definiría como una persona un poco extrovertida pero a la vez muy cercana y empática. Desde que tengo uso de razón, me inquieta el motivo por el cual la gente se siente o lo pasa mal. A medida que vas creciendo, aprendes que la vida no siempre es fácil y que el sufrimiento o el malestar muchas veces van ligados a nuestra existencia. Del interés que he tenido por la psicología y la complejidad de las personas, nació mi vocación por esta profesión, sumado a que siempre me ha gustado escuchar y ayudar a la gente.

Empecé a estudiar psicología en 2009 en la UNPHU, primera Universidad Privada de la Ciudad de Santo Domingo. De allí guardo muy buenos recuerdos y he forjado muchas y muy buenas amistades, ya que también he trabajado en ella en el Departamento de Relaciones Internacionales. Al acabar la carrera, tenía claro que quería dedicarme a la psicología clínica  y es por ello que decidí empezar mi camino con el objetivo de trabajar en mi propia consulta.

Empecé estudiando el Master en Psicología Clínica y de la Salud en la UASD, que es la Universidad Autónoma de Santo Domingo , en el que tuve mi experiencia profesional más gratificante y enriquecedora. Ahí recibí docencia de grandes maestros e hice relaciones con profesionales que trabajan en distintas áreas, de los cuales aprendí nuevas perspectivas a nivel humano y profesional . Si algo puedo decir que obtuve de este grado, fue aprender a ver a los seres humanos desde una perspectiva bio-psico-social o de un modo más integral y a enamorarme de la relación que tiene el estilo de vida con la salud y el bienestar psicológico y físico.

Hoy por hoy, me encuentro estudiando nutrición en la Universidad Nacional Evangélica, con el fin de ampliar mis horizontes profesionales en el estudio y tratamiento de los trastornos alimenticios que es la rama de especialización que más me interesa.